Archives

  • 2018-07
  • 2018-10
  • 2018-11
  • 2019-04
  • 2019-05
  • 2019-06
  • 2019-07
  • 2019-08
  • 2019-09
  • 2019-10
  • 2019-11
  • 2019-12
  • 2020-01
  • 2020-02
  • 2020-03
  • 2020-04
  • 2020-05
  • 2020-06
  • 2020-07
  • 2020-08
  • 2020-09
  • 2020-10
  • 2020-11
  • 2020-12
  • 2021-01
  • 2021-02
  • 2021-03
  • 2021-04
  • 2021-05
  • 2021-06
  • 2021-07
  • 2021-08
  • 2021-09
  • 2021-10
  • 2021-11
  • 2021-12
  • 2022-01
  • 2022-02
  • 2022-03
  • 2022-04
  • 2022-05
  • 2022-06
  • 2022-07
  • 2022-08
  • 2022-09
  • 2022-10
  • 2022-11
  • 2022-12
  • 2023-01
  • 2023-02
  • 2023-03
  • 2023-04
  • 2023-05
  • 2023-06
  • 2023-07
  • 2023-08
  • 2023-09
  • 2023-10
  • 2023-11
  • 2023-12
  • 2024-01
  • 2024-02
  • 2024-03
  • 2024-04
  • 2024-05
  • 2024-06
  • 2024-07
  • Y27632 La mayor parte de las actividades

    2019-06-14

    La mayor parte de las actividades del movimiento durante los meses siguientes se dedicó Y27632 la recaudación de fondos con destino a financiar las actividades de insurrección en el interior de España. En este sentido, se orientaron actividades tales como la creación de un grupo de teatro expe rimental, la recaudación de cuyas obras se destinaban al me/59. También se fundó una editorial destinada a publicar libros de escritores del interior que sufrían la censura. No obstante, solamente se llegó a publicar una sola obra: Soldado y medio de Francisco M. Ortas. Se fomentó la celebración de un cineclub y subastas de obras de arte para la colecta de fondos. Y, por último, el grupo se encargaba también de la emisión de un programa de radio para dar difusión a sus actividades y objetivos. El recorrido de estas actividades fue muy desigual y, en general, su éxito económico, al parecer, fue bastante limitado. Todo lo recaudado era enviado a España para su empleo en la acción de la oposición interior y el auxilio a las familias de los presos. Para el reparto de la ayuda a los presos y sus familiares el me/59 delegó una comisión de mujeres bajo la dirección de Dolores Masip. Según un informe elaborado por la propia Masip, en enero de 1960, por esas fechas ya se mantenía contacto con nueve presos de la cárcel de Burgos y catorce familias de presos habían recibido ayuda del me/59 en forma de ropa y dinero. Del mismo modo, también se enviaban paquetes de ropa a diecisiete familias, víctimas de la represalia, que pese a no tener familiares directos en la cárcel se encontraban muy necesitadas. En total entre diciembre de 1959 y enero de 1960 se habían enviado veintinueve paquetes con unos ciento cincuenta kilos de ropa. Estos materiales se recaudaban mediante donativos de los refugiados que el grupo de mujeres recolectaba y se encargaba de enviar. Según Ignacio Villarías: “La gente respondió muy bien y todo el mundo enviaba camisas muy bonitas y suéteres, mucha ropa, muchísima ropa, pero muchísima […] más bien yo creo que había más ropa que direcciones. Ése era parte del problema”. De este testimonio se deduce que resultaba difícil contactar con los presos y familiares del interior de España para hacerles llegar los numerosos donativos recaudados. En cuanto a aggregates la acción política, el grupo se encargó de establecer contactos con las principales agrupaciones que operaban en el interior de España: Agrupación Socialista Universitaria (asu), Unión Democrática de Estu diantes, Movimiento Socialista Catalán (msc), Nueva República, Frente de Liberación Popular, Movimiento Obrero de Euzkadi, Libertad para España, España Errante, Directorio Ibérico Revolucionario de Liberación, Movimien to Popular de Resistencia, Comité 1960 y Juventudes Socialistas Unificadas (jsu). Se procuraba ofrecer ayuda y recursos a todos estos grupos. No obstante, los contactos con el interior se realizaban siempre de forma indirecta, a través de representantes clandestinos y reuniones en París. Según un informe elaborado por Justo Sotomonte sobre una de estas reuniones: “fue mi frustración al darme cuenta de que en realidad, por lo que se refería a estos grupos no existía una oposición estructurada y era un poco como el Movimiento Español 59, nada más que en España, más expuestos a los palos de los grises que nosotros que estábamos más lejos, pero no mucho más eficaces”. Ante el despliegue de iniciativas emprendidas por este grupo, los servicios secretos mexicanos centraron sus preocupaciones en investigar las posibles actividades ilegales y sediciosas que pudieran desarrollar en México. En este sentido, en un informe de la dfs se denuncia una posible extorsión a empresarios para obtener financiación para el me/59. Comentan como: La Dirección Federal de Seguridad se aventuraba a relacionar a los miembros del me/59 con toda una red internacional de peligrosos terroristas comunistas que formaban un brazo armado, el grupo Acción Revolucionaria Española (are):